dimarts, 17 de maig de 2011

La Historia del barrio del Polvorín, por Ramon Anglès.

El barrio del Polvorín se construyó sobre la cantera que le da nombre. Situada en una ladera rocosa, estaba lleno de viñedos particulares, razón por la cual tuvieron que realizarse numerosas expropiaciones no exentas de ciertos conflictos. Este barrio adquirió su nombre debido al “polvorín” que data del siglo XXIII, todavía existente, a pesar del abandono sufrido durante ciertos períodos por parte de la Administración. Este edificio albergó durante ocho años (de 1988 a 1996) la única emisora de radio que hubo en el barrio. Radio Zona Franca, actualmente Alternativa Barcelona y la sede de la publicación La Marina.

Las primeras viviendas fueron ocupadas en el año 1951. Se construyeron 44 bloques, de los cuales 35, ya estaban asignados para descongestionar la zona de Can Clos y erradicar el barraquismo instalado en otras zonas de la ciudad. Un total de 9 bloques fueron ocupados por familias que vinieron expresamente con motivo de la celebración del Congreso Eucarístico.

Se trataban de viviendas de dimensiones reducidas, la mayoría no llegaba a los 42 m2, en las que podían ser habitadas hasta por 25 miembros. Algunos de los vecinos, antes de poder instalarse definitivamente en el barrio tuvieron un auténtico calvario a nivel de las condiciones de la vivienda; el chabolismo de Can Tunis, el Pabellón de las Misiones en Montjuïc y otros muchos, de los asentamientos en el Estadio Olímpico.

Parte del vecindario estaba compuesto por Policías, que abonaban alrededor de unas 100 Pts. (unos 50 cts. de euro) de alquiler mensual, a condición de que cuando dejasen el cuerpo de Policía, deberían abandonar también la vivienda.

En una siguiente fase se construyeron 5 bloques por medio del Sistema de Protección Personal. Dicho sistema consistía en que el patronato proporcionaba el material y ellos ponían la mano de obra. Estos bloques disponían de viviendas un poco más espaciosas. Tenían unos 75 m2. Pero tuvieron bastantes problemas, tanto a nivel de la instalación eléctrica, como pavimento o desagües. Su precio oscilaba entre unas 144  a 500 Pts.

Hasta mediados de los años 60 no existía ningún tipo de equipamiento educativo. Para subsanarlo, se aprovecharon unos barracones de madera del ejército que estaban en desuso y se instalaron las escuelas del barrio.

En el año 1971, el barrio de El Polvorín no tenía ningún tipo de transporte público urbano que le comunicase con el resto de la ciudad, dado que los policías residentes no abonaban el transporte público y por lo tanto la TMB no consideraba provechoso establecer ninguna línea de transporte. Finalmente se estableció un servicio de autobús, que estaba operativo únicamente los días laborables, de manera que los festivos, el barrio volvía a quedarse de nuevo incomunicado.

Otra particularidad del barrio era que tan sólo contaba con una cabina telefónica, averiada, la mayor parte del tiempo.

En el año 1977 se consiguió dotar al barrio con una escuela. Se trataba de un edificio prefabricado, conocido popularmente como “la ciudad desnuda” por la falta de instalaciones, y con posterioridad como “la ciudad amarilla” por el color de sus paredes.

Finalmente, fue en este mismo año, cuando se decidió albergar a los vecinos en el barrio del Port dado que sus viviendas estaban afectadas por la aluminosis.






                                                                                 Ramon Anglès


1 comentari:

nuria ha dit...

Em va agaradar moltissim que bingues el Ramon Angles